Cómo preparar un baby shower: Juegos, ideas para regalar y consejos
cómo preparar un baby shower decoración

Cómo preparar un baby shower

El Baby shower (traducido literalmente, ducha del bebé) es un evento festivo que se realiza en los últimos meses de embarazado para terminar de preparar la llegada del bebé con los amigos y familiares de los padres. Es decir, una excusa perfecta para hacer una fiesta. Hay muchos formatos de Baby shower, y, al ser una idea bastante moderna, no hay muchas reglas sobre cómo preparar un baby shower. Para nosotros lo ideal es organizar una merienda. Si la mamá está en los últimos meses de embarazo, es posible que se canse pronto y no debemos obligarla a irse más tarde de la cuenta a la cama. Se pueden preparar aperitivos salados y dulces, cuidando siempre que la mami pueda comer la mayor parte de las cosas. A estas alturas ya estará harta de cuidar la alimentación y no debemos ponérselo más difícil.juegos de baby shower

Hace unos días celebramos el Baby shower de Diego en mi casa. Decoramos el salón con guirnaldas infantiles, globos y carteles con el nombre del peque ¡Las fotos quedaron preciosas! Y a los papis les hizo mucha ilusión.  Fue una experiencia mágica y sobre todo, muy divertida, gracias a los juegos que organizamos para integrar a todos los asistentes. Aquí os dejo nuestras ideas sobre cómo preparar un baby shower por si tenéis pensado organizar uno próximamente:

Juegos para un baby shower

  • Pañales: Pedimos tres concursantes, entre los que se encontraba el papá. Cada concursante tenía un peluche o un muñeco y un pañal. Los tres concursantes debían colocar el pañal en el peluche adecuadamente en el menor tiempo posible. Coincidencias de la vida: ¡Ganó el futuro papá!
  • Empatía: El objetivo de esta prueba es hacer que los asistentes se enfrenten a algunos de los retos que se ha encontrado la mami durante los últimos meses, por lo que elegimos a hombres y a mujeres que nunca han estado embarazadas.  Hinchamos varios globos lo máximo posible y se los colocamos debajo de la camiseta a modo de barriga. Fuimos proponiendo pruebas de menor a mayor dificultad, y se fueron eliminando los concursantes que no lo conseguían. Algunas pruebas fueron:
    • Atarse los zapatos.
    • Darse dos besos entre ellos.
    • Colocar una moneda entre las rodillas e introducirla en un vaso en el suelo. Esta última fue realmente graciosa.
  • Biberones: Cada concursante contaba con un biberón lleno (os dejamos elegir el contenido del biberón en función de vuestro estilo). Ganaba el primero que lo terminase. Todos quedamos sorprendidos de lo difícil que es beber de un biberón a nuestra edad, pero las fotos del momento son memorables.
  • La barriga: Cada asistente estimó cuánto medía la embarazada de diámetro. Ésta anunció quién estaba en lo cierto y los que más lejos se quedaron fueron  propuestos como “voluntarios forzosos” para la siguiente prueba.
  • Los potitos: Organizamos a  los concursantes por parejas. Uno de ellos debía tener los ojos tapados y un potito. El otro debía estar sentado en una silla (y cubierto de servilletas). El concursante con los ojos tapados tenía que darle el potito al otro. ¡Un auténtico espectáculo! Ganó  la primera pareja que terminó, que demostraron una sincronización y un trabajo en equipo inigualables.
  • Palabras prohibidas: Durante toda la velada fuimos prohibiendo el uso de diferentes palabras como “bebé” o “embarazada”. Os dejamos elegir el “castigo” de quien se salte la norma… ¿un masaje para la futura mamá?
  • Predicciones: Todos los asistentes escribimos en un trozo de papel lo que creemos que le gustará al bebé, tanto de pequeño como de mayor, en función de los gustos de los papis, de cómo creemos que los van a educar… La imagen del bebé jugando al rugby subacuático (como su padre) o huyendo de los abrazos (como su madre) causó muchas carcajadas. Además, se puede comprar un recipiente bonito y preparar mensajes para los padres al terminar el juego, para que se los queden de recuerdo.

Nosotros también hicimos “apuestas” sobre el día que nacería el bebé. Cada uno expuso su teoría de porqué creía que sería ese día. Teníamos un médico en la sala que, actualmente, ya sabemos que se equivocaba.

Cuando terminamos todos estos juegos, teníamos preparada una sorpresa para los padres. En la terraza, debajo de una sábana estaban todos los artículos que aún les quedaban por comprar. Los padres habían comentado a lo largo de la velada que les agobiaba un poco todo lo que les faltaba y cuando los vieron se emocionaron. Unas semanas antes, la hermana de la futura mamá les había ayudado a hacer la lista de lo que les faltaba para “organizarse”. Sin que ellos se enterasen, creó la lista de regalos con Bebup y la compartió con todos nosotros. En pocos días, entre todos, conseguimos comprar todos los regalos de la lista y los enviamos directamente a mi casa.  De modo que todo estuvo listo para darle la bienvenida a Diego, ayudar a sus papis con los últimos preparativos y disfrutar todos juntos de un momento inolvidable lleno de magia. Si ya sabéis cómo preparar un baby shower y queréis ideas para regalar en un babyshower, os dejamos por aquí este artículo.

No Comments
Post a Comment