Aparta a los Vampiros de Energía de tu maternidad. Te contamos cómo.
vampiros de energía

Cómo alejarnos de los Vampiros de Energía

Los vampiros de energía son aquellas personas con un nivel de energía baja, que de una forma, normalmente inconsciente, sólo consiguen aumentar esos niveles, absorbiendo la energía de los demás.

Son esos amigos, familiares, compañeros…que después de pasar un tiempo con ellos te dejan con una sensación de cansancio, incluso diría agotamiento, y sin embargo ellos se van con energía renovada. Es como sí en nuestro esfuerzo por escucharles, empatizar con ellos e incluso ayudarles nos “robasen la energía”.

Y no te ocurre en un momento aislado de una persona, te ocurre la mayor parte de las veces que te juntas con ella. No son malas personas, no suele ser un proceso meditado, es simplemente su forma de relacionarse con el mundo. 

Observando a este tipo de personas, he encontrado factores comunes, que explican su bajo nivel de energía y creo que es además la forma de identificarlos;

Cómo identificar a un Vampiro de Energía:

  • Viven en la queja continúa
  • No están conformes con su vida en algún aspecto o en todos
  • Culpan a los demás de sus problemas
  • No se responsabilizan ni de sus vidas ni de sus decisiones
  • Todo lo malo les pasa a ellos
  • Tienen terror al cambio
  • Su objetivo no es mejorar sino cambiar a los demás  
  • Son poco reflexivos, sobre todo con ellos mismos
  • Creen que todos los demás han tenido más suerte que ellos
  • Proclaman que la vida es injusta pero son muy pasivos ya que su grado de energía no da para más
  • El mundo, sus padres, sus amigos, su jefe, sus compañeros o el que sea en ese momento el objeto de su foco, les debe algo
  • La mayoría de la gente les decepciona
  • Son poco agradecidos
  • No suelen ser generosos
  • Comparten los momentos malos y escasamente los buenos (muchas veces porque ni se dan cuenta de que los tienen)
  • Hablar de algo positivo, emocional o que les haya gustado les da vergüenza, casi lo desprecian
  • Muchas veces acaparan la conversación y es raro que escuchen
  • Su zona de confort no les gusta, les incomoda, pero están empeñados en mantenerla e incluso la defienden
  • Son rápidos en la crítica hacía los demás
  • Justicieros en los conflictos en los que siempre son ellos los atacados….

En resumen se sienten víctimas de la “mala suerte”.

De lo que son verdaderamente víctimas, es de su propia creencia del “pobre de mí”, de su propia inmadurez, no han procesado que no se trata de culpa, sino de responsabilidad.

Hayas vivido lo que hayas vivido, da igual de quien sea la culpa, lo que importa es cómo vas a arreglarlo. Ellos se quedan en el castigo a los culpables, no en buscar vías para superar lo vivido y ser feliz. Por otro lado, hay gente con vidas durísimas, con experiencias que racionalmente ninguna persona debería vivir, que son auténticas pilas de energía, de buen rollo y de amor.

En algún momento todos hemos podido rozar o ser este tipo de persona vampíricas, lo importante es darse cuenta y romper. Además, es básico no ser el cubo de basura de este tipo de perfiles. Es cierto que no nos “roban”, que nosotros elegimos darles esa energía al hacernos sentir que debemos escucharles, protegerles e incluso resolverles los problemas, pero ¿a qué precio?

Así que os propongo elegir la gente con la que queremos compartir nuestra energía, os propongo que sea con aquellos con los que fluimos y hay un toma y daca.

Lo ideal sería alejarnos de los vampiros de energía, pero está claro que no siempre es posible, a veces es alguien muy próximo. Desde la decisión de no entregarles toda nuestra energía, podemos poner el foco en empatizar con ellos pero a la par protegernos emocionalmente y distanciarnos de su parte que nos vacía.

Herramientas para lidiar con los Vampiros de Energía:

  • No engancharnos en su conversación negativa, si llegan con la queja, lo horrible que es todo o todos, cambia de onda, sugiere cosas positivas de la situación, lo que puede aprender de ella o intenta focalizarles hacia cosas buenas de su día y/o vida.

 

  • Evitar compartir su enfado o intentar solucionarlo.

 

  • Aléjate de su crítica y no le acompañes en ella.

 

  • Hazle preguntas neutras que le ayuden a ver su parte y si lo evita siéntete a gusto con tu intento.

 

  • Confía en su capacidad de salir o solucionar la situación y verbalízalo. Que se sienta respaldado en que es completo, creativo y lleno de recursos no en lo contrario.

 

  • Que quede claro que tu estado de ánimo no se ha modificado por su enfado o tristeza, de esa forma o relativizan la situación o se marchan.

 

Analizar nuestras relaciones, identificar a los vampiros de energía e intentar enderezar la relación, nos ayudará a tener interacciones con ellos más sanas y menos absorbentes.

 

vampiros de energía

En el momento de la maternidad y paternidad, es más importante que nunca defender nuestro bienestar y autocuidado, ya que esa falta de energía no sólo nos afecta a nosotros, sino también a nuestro bebé. Debemos alejarnos de esos pensamientos negativos y proteger a nuestros hij@s de crecer con ese referente cercano. 

Además, también están aquellas personas que juzgan la forma en la que vas a criar a tus hijos, comentando e incluso criticando tus decisiones en maternidad y paternidad. Si hemos practicado la paternidad y maternidad consciente desde el inicio, tendremos claro qué tipo de madre o padre quiero ser. No dejéis que un comentario infundado y basado en el desconocimiento os afecte.

Pero además hay que estar vigilante, porque los padres y madres recientes, dado que están en un momento de cambio vital inmenso, en ocasiones, no vemos más allá de nuestro momento y nuestro retoño. Y es normal, todo gira en torno a él. Pero en algunas ocasiones podríamos caer en ser vampiros de energía en esta etapa, porque no damos cabida a otros temas, ni escuchamos al que tenemos enfrente, y que puede estar en un momento totalmente distinto.

 

Así que desde la paternidad y maternidad consciente, os invito a que reflexionemos sobre esto también, para mantener un entorno variado de amistades y enriquecernos de sus experiencias.

Y recuerda, ser buen amigo, pareja, hijo, padre, compañero…no pasa por ser responsable del estado de ánimo, de los problemas o de la vida de los demás, sino de la tuya. Si yo estoy cargado y me siento bien, mi entorno irremediablemente se verá positivamente afectado y contagiado.

Ana García Mateo

Ana García Mateo

Coach y mami que acompaña a los padres y sobre todo a la madre, en ese gran cambio de vida que se produce después del parto.
Promuevo una maternidad más consciente, plena y serena.
Me apasiona la gestión del cambio y emociones, con lo que me he formado en herramientas de acompañamiento como Coaching, PNL y CNV.
Podéis saber más de mi en http://www.mas-lifecoach.com/
Ana García Mateo

Latest posts by Ana García Mateo (see all)

Post a Comment