El bebé prematuro: el pequeño gran héroe - Prepara la llegada de tu bebé
bebé prematuro

El bebé prematuro: el pequeño gran héroe

La definición de héroe puede ser tan diversa como personas hay en el mundo. Para algunos es conseguir la medalla de oro en unos juegos olímpicos, llegar a la cima del Everest, ser el primero en pisar la luna, conseguir salvar a 500 pasajeros aterrizando un avión en medio del Támesis…

Pero, ¿alguna vez os habéis parado a pensar quién/quienes son los verdaderos héroes de la sociedad?

Para mí no hay ninguna duda. Ese pequeño ser que tiene tantas ganas de llegar a nuestro mundo que, inconsciente de él, lo saluda sin estar totalmente preparado. Pero a él le da igual, tiene tantas ganas de vivir, de ver la claridad del día, de abrazar a su mamá o papá que se embarca sin dudarlo en ese camino llamado vida: El bebé prematuro

bebés prematuros

Cuidados bebés prematuros. Fuente: Pixabay

Nace totalmente dependiente, pero lo que no sabemos es que desde la primera respiración, desde la desconexión de su mamá, ya empieza a luchar, a superarse a sí mismo, segundo tras segundo, a hacerse fuerte, a no darse por vencido.

El bebé prematuro se adelanta unas semanas antes de lo establecido, concretamente nacen antes de la semana 37. Y les espera un gran reto por delante: desarrollarse hasta conseguir no depender de ayuda mecánica externa. Para ello,  necesitan vivir en una incubadora, que les protege y les aísla del medio tan frío, seco y lleno de partículas, bacterias y virus que pueden ser peligrosos para ellos. Viven aislados de todo, entre tubos y cables, pero calentitos y bien cuidados en su nuevo hogar llamado Unidades de Neonatos. Yo misma estuve trabajando varios años en distintas Unidades de Neonatos, y os puedo decir que se respira delicadeza, cuidado y profesionalidad entre los compañeros. Los peques están en las mejores manos.

Serán inquilinos de este nuevo hogar hasta que sean lo suficientemente independientes para enfrentarse a las nuevas barreras y acontecimientos del mundo exterior por sí mismos. Sus vecinos serán niños con similitudes y diferencias, pero niños, al fin y al cabo. Cuyos visitantes serán sus padres y cuidadores auxiliares, enfermero/as y neonatos-pediatras.

Qué ayudas necesita el bebé prematuro

Estos pequeños, necesitarán serie de ayudas externas, os vamos a contar las más comunes:

bebé prematuro

Incubadora para bebés prematuros

No regulan adecuadamente su temperatura corporal, pero esa casita llamada incubadora tiene una calefacción especial que les mantiene a una temperatura óptima, la más parecida al vientre de su madre. Sus oídos y ojos no son capaces de administrar los sonidos y las luces por lo que estas incubadoras están insonorizadas y les protegen de la luz externa.

Son incapaces de coordinar la succión, deglución y respiración, por lo que tienen el riesgo de atragantarse. En ocasiones se alimentan por un tubito muy finito llamado sonda, que introducido a través de la nariz o boca reciben su comida diaria. En otras ocasiones cuando aún no está preparado para digerir este alimento a través del tracto digestivo se alimentan a través de una vía endovenosa. El hígado, como la mayoría de los órganos, aún está en crecimiento y desarrollo por lo que no funciona correctamente. No realiza todas sus funciones o las hace despacito. De ahí esa coloración amarillenta que puede adquirir su piel y conjuntivas oculares. No os preocupéis, lo más probable es que esa coloración desaparezca.

bebé prematuro

La sonda para bebés prematuros mide tan solo 2mm de diámetro

 

Sus pulmones no están desarrollados al cien por cien, y a veces precisan de un respirador que les ayude a introducir ese aire que necesitan, a la velocidad y flujo que sus pulmones lo permiten regulando así un adecuado aporte de oxígeno que permita oxigenar el resto de órganos de su cuerpecito. Este aparato va colocado en su  nariz y en ocasiones, cuando son demasiado pequeños o débiles a través de un tubo introducido por la boca que llega directamente a los pulmones. Los riñones progresan de igual manera, por lo que debemos controlar que mojen bien los pañales y la coloración de la orina. Sus intestinos tampoco están aún preparados para absorber ni clasificar los nutrientes de una manera correcta. Nuestro pequeño bebé prematuro puede llevar su propio ritmo intestinal.

bebé prematuro

Bomba de perfusión que regula la presión con la que entra el medicamento y así sufre menos la vía del bebé prematuro

Pero la naturaleza es increíble, y poco a poco el bebé prematuro irá desarrollándose, avanzando a pasos de gigante aunque desde nuestra perspectiva parezca que va lento. Y todos estos elementos esenciales forman parte de un todo. Un todo que necesita un cuidado extremo, constante y meticuloso. Observar y cuidar es clave para el neonato. Y por supuesto, los cuidados médicos que va a recibir durante este tiempo.

Si sumamos todos los engranajes que hacen que esta cadena funcione conseguiremos que este pequeño salga adelante y consiga su objetivo: ver la luz del sol con sus propios ojos y no a través de una ventana, que escuche el sonido exterior, que respire el aire de la calle y sienta el viento en su cara. Afortunadamente, la estadística está de nuestro lado y la gran mayoría de los bebés en España (99,8%, según un estudio del Banco Mundial) saldrán hacia adelante. Que nuestro bebé nazca prematuro es uno de los grandes temores durante el embarazo. Aunque no es lo deseable y es un factor de riesgo, lo más probable (el 80% de los bebés que nacen en España con menos de 1.500 gramos, salen adelante) es que en pocas semanas, sea un “bebé normal”.

bebé prematuro

El Método de la Madre Canguro ha mejorado el desarrollo de los bebés prematuros en las Unidades de Neonatos

Además, con la introducción del Método de la Madre Canguro en las Unidades de Neonatos, se ha observado una mejora sustancial en el desarrollo del bebé prematuro. El método de la madre canguro (MMC), según los pediatras A. Gómez Papí, C.R. Pallás Alonso y J. Aguayo Maldonado, se define como el contacto piel con piel entre la madre y el niño prematuro de la forma más precoz, continua y prolongada posible con lactancia materna, para que ambos se beneficien de sus ventajas. Se ofrece como una alternativa y/o complemento al cuidado en la incubadora, dado que es efectivo para el control de la temperatura, reduce el riesgo de infecciones y de episodios de apnea, favorece la lactancia materna, permite y fortalece la vinculación madre/padre-hijo, devolviendo a los padres el protagonismo del cuidado de sus hijos y reduce la estancia hospitalaria. Si os interesa este tema, podréis encontrar más información en este estudio: “El método de la madre canguro

Porque un héroe siempre necesita un empujón que le haga continuar, una mano que le haga levantar, un abrazo que le ayude a sentirse querido, una mirada que le de confianza…

Estos son nuestros pequeños héroes desconocidos.

Queremos dedicarle este artículo a todos los padres y madres que han tenido que ver a su pequeño a través de un cristal. Porque ya tenéis a un héroe en casa.

Anita tecuida

Anita tecuida

Aún no soy mami, pero tengo muchos peques a mi cargo!
Trabajo como enfermera pediátrica en el Hospital Infanta Sofia
Desde que finalicé la carrera, no he parado de formarme, sobre todo en las áreas de enfermería pediátrica, neonatos y urgencias pediátricas.
Además, soy formadora en una empresa dedicada a la inserción laboral.
Lo que más me gusta es poder ayudar a los padres y las madres con consejos sobre los bebés.
Anita tecuida
No Comments
Post a Comment