Fiebre en bebés: Preguntas más frecuentes + descargable
fiebre en el bebé

Fiebre en bebés, ¿qué debemos hacer?

La fiebre en bebés, como cualquier signo que altere el bienestar de nuestr@ pequeñ@ es algo que puede asustarnos,  es una situación a la que no estamos preparados y no siempre sabemos cómo actuar.

Aquí te damos algunos consejos para detectar si el bebé tiene fiebre, para diferenciar si ciertamente es fiebre o simplemente unas “décimas”, para saber cuándo acudir a los medicamentos o cuándo acudir al pediatra.

En este artículo hablaremos de:

 

¿Qué es la fiebre en bebés y qué nos quiere decir?

La fiebre es un mecanismo de defensa de nuestro organismo. Cuando algo está ocurriendo en el interior de nuestro bebé, principalmente infecciones, ya sea por bacterias o virus, el propio cuerpo y sus defensas actúan generando unas pequeñas reacciones físico-químicas, que producen este aumento de temperatura.

Cuando esto comienza a suceder, nuestro bebé reacciona de diversas maneras; con irritabilidad, con lloro inconsolable, con mejillas sonrosadas, con una coloración reticular (piel más pálida y con notoriedad de las venas en forma enrojecida, que puede darse en parte o en la totalidad del cuerpo)

causa fiebre en bebés

Descárgate esta imagen y llévala siempre contigo

¿Cuándo podemos considerar que es fiebre?

La fiebre es aquella temperatura que sobrepasa los 38°C. Menor que esa temperatura no se considera fiebre.

Entre los 37 y 37,9ºC es lo que comúnmente llamamos “tener décimas”; esto se denomina febrícula. En muchas ocasiones ésta cede con remedios sencillos sin necesidad de recurrir a los medicamentos típicos y más usados como son el Dalsy (Ibuprofeno, no se recomienda dar a menores de 6 meses) o el Apiretal (Paracetamol).

Estos remedios pueden ser retirarle la ropa sobrante, desarroparle, dejarle en la cuna si lo tenemos en brazos… y muy importante, hidratar bien a nuestro bebé.

Fiebre en bebés. Fuente: Pexels

¿Cuándo administrar un antitérmico?

Muchas veces cuando presenta “décimas” y algunos de los síntomas antes mencionados le solemos administrar una dosis de Dalsy o Apiretal, para prevenir el aumento a temperaturas superiores y aliviar el malestar del pequeñ@ cuanto antes. Pero no siempre tenemos que recurrir a esto, porque no siempre unas décimas van a terminar en fiebre (Veáse la Dalsyadicción)

Acudir a este último paso cuando el termómetro alcance los 38°C. No nos precipitemos, no vayamos al último paso saltándonos los anteriores, para así prevenir dar dosis innecesarias.

 ¿Cuándo acudir a los servicios sanitarios y/o pediatra?

A veces puede ocurrir que nuestro bebé tenga fiebre de manera esporádica, o simplemente que le dure un día que ceda de manera espontánea. En estos casos no es necesario acudir a nuestro Pediatra o a Urgencias.

En los casos en los que sí debemos acudir es cuando estos signos perduran 48 horas y/o cuando ni la fiebre ni síntomas ceden con los antitérmicos.

Fiebre de 24-48h de evolución

La fiebre, como anteriormente hemos mencionado, es un mecanismo de defensa frente a un agente patógeno o externo del organismo.  En un período inferior a 48h es muy difícil conocer la causa que la provoca, por lo que acudir al servicio de urgencias no servirá para obtener esa respuesta.
Muchas veces ocurre que en las primeras horas, este aumento de temperatura, es capaz de “matar” o “inhabilitar” este agente externo que nos provoca la alteración, sin llegar a repercutir en nuestro organismo, y por lo tanto, cediendo la fiebre por completo.

fiebre en bebés acudir urgencias

Descárgate esta imagen y llévala siempre contigo

Síntomas de la fiebre

La fiebre como tal no causa ningún síntoma, es un mecanismo de defensa que actúa aumentando nuestro metabolismo, generando reacciones físico-químicas que aumentan la temperatura general del organismo para actuar contra el patógeno que ha penetrado nuestra barrera de defensa. 

Para que nos entendais es similar al hecho de cocer la verdura, llegando a una temperatura óptima en la que “acabamos” con todo organismo patógeno vivo. 

Esto sucede en nuestro organismo, alcanzando una determinada temperatura conseguimos actuar sobre el centro celular de estos patógenos destruyendolos y acabando con ellos.

A raíz de este gasto energía, su consecuencia es, falta de apetito, inapetencia, cansancio, somnolencia, irritabilidad, lloro, coloración reticular de la piel, enrojecimiento cutáneo, sequedad de mucosas…No nos asustemos porque veamos a nuestro pequeñ@ que quiera dormir más de lo habitual, que no quiera comer su comida favorita, que no le apetezca jugar… simplemente necesita centrar todas sus energías en que su metabolismo actúe y trabaje contra el agente patógeno.

fiebre en bebes por dientes

Fiebre en bebés de 3 meses

Cuanto más pequeñ@s somos, más inmaduro es nuestro sistema inmunitario, por lo tanto, ante cualquier agente externo que se introduzca en nuestro organismo y sobrepase nuestras barreras de defensa, menos poder de actuación tendremos contra ellos. Por tanto, aquí tenemos una pequeña variante de actuación. En estos casos de bebés menores de 3 meses con fiebre, sí debemos acudir a nuestro Pediatra antes de las 48 horas. Tal vez no encuentren la causa que lo provoca, pero sí valorarán el estado de hidratación en el que se encuentra y si hay mayor afectación, ya que en esa edad es más fácil que el bebé pierda líquidos y se deshidrate, o que la infección se expanda más rápidamente afectando a algún otro órgano o sistema. 

fiebre en bebes por vacunas

Descárgate esta imagen y llévala siempre contigo

Fiebre en bebés por vacunas

La fiebre se inicia cuando un sistema inmunológico ve que algo extraño, diferente y nuevo que penetra en nuestro organismo. Y, ¿las vacunas qué son?: son agentes vivos o muertos, bacterias o virus, inactivados, que nos introducen en dosis extremadamente pequeñas y seguras,  para generar anticuerpos contra ellos. 

Como conclusión: al ser agentes externos, desconocidos para nosotros, nuestro sistema de defensa actúa en consecuencia, y ¿cómo actúa para inhabilitarlos o acabar con ellos? Aumentando la temperatura para separar y romper sus cadenas celulares. Por eso es normal que con ciertas vacunas, nuestro bebé tenga algunas décimas. Tenéis más información sobre vacunas en bebés aquí 

¿ Cuántos días de fiebre es normal en niños?

Partiendo de la base que la fiebre no debería presentarse en una situación normal, de equilibrio y de bienestar, os diremos que no hay nada establecido, no hay un parámetro, estadísticas o fórmulas para decir cuánto debe durar la fiebre. Depende de muchos factores: del agente patógeno que lo provoque, de lo expuestos que estemos, de la edad y situación de salud de la persona, de los medios que tengamos a mano… en cualquier caso, si la fiebre supera las 48 horas, siempre es recomendable acudir al médico.

Causas que provocan la fiebre

Cualquier agente externo, nuevo, diferente, extraño que penetra en nuestro organismo y traspasa la barrera de defensa. 

¿Cuales son estos agentes? Los virus y las bacterias, principalmente, y en su menor medida protozoos, hongos… 

Pueden aparecer en nuestro organismo por infecciones, a través de la vía respiratoria, inhalados, a través de la comida, por escaso o falta de lavado o higiene, a través del contacto con cualquier superficie sobre todo por nuestras manos, a través de aguas contaminadas, a través de heridas sucias o expuestas, a través de vacunas…

fiebre en bebés gripe

Fiebre de 40 grados en bebés: Gripe o síntomas gripales

Cuando la estación invernal se acerca, con ella vienen de la mano gran cantidad de virus que aparecen en estas bajas temperaturas. Uno de esos virus, el más conocido, es La Gripe, un virus estacional que cada vez que aparece, lo hace con gran fuerza e intensidad.

Gripe en bebés

Primero, es un virus de afectación mayoritariamente respiratoria, por lo que su contagio es por esta vía, por mocos, por la tos o incluso por contacto con las manos, ya que es donde más de acumula este virus, al sonarnos los mocos, al taparnos la boca al toser… 

Segundo, al ser un virus y por tanto, un agente externo, provoca fiebre, aumento de temperatura para ahuyentar y acabar con este virus. ¿Que tiene de diferente este virus en cuanto a otros? La principal diferencia es que un virus bastante agresivo, provocando altas temperaturas, llegando incluso a los 40 o 41ºC y siendo resistente a los antitérmicos

Encontrarnos en el termómetro con estos valores asusta, claro que sí, pero tenemos que tener en cuenta que son “normales ante esta situación de anormalidad”, y ante ello tenemos que actuar como una fiebre de 38ºC; administrando los antitérmicos según sus pautas, desabrigando al bebé, aplicando paños de agua fría, insistiendo en la ingesta de líquidos, etc. 

Fiebre en bebés por dientes

Los primeros dientes comienzan a salir a los 6-8 meses de edad, de manera progresiva y hasta, aproximadamente, los 2 años y medio van saliendo el resto de dientes de leche. La caída empieza alrededor de los 6 años, seguida de la erupción de los primeros molares como primeros dientes definitivos, llegando a la dentición permanente, a excepción de la muela del juicio, a los 12-14 años.

¿Os imagináis que durante todos estos años la salida de un diente provocara fiebre? De ser así, tendríamos fiebre continuada durante toda nuestra infancia desde nuestro nacimiento. 

La erupción dentaria, y sobre todo los primeros dientes, provoca aumento de salivación, ligero edema de encías y con ello dolor, pero no por ello infección y por consiguiente fiebre. 

Estos síntomas hacen que el bebé se lleve la mano a la boca con más frecuencia, lo que puede provocar la entrada de algún patógeno por esa vía a través de las manos y con ello una infección. Pero la salida dentaria como tal no es signo de infección y provocación de la fiebre. No hay ningún estudio que avale esta teoría. 

fiebre en bebés por dientes

Descárgate esta imagen y llévala siempre contigo

Os animamos a que compartáis con nosotr@s vuestras experiencias con la fiebre en bebés en los comentarios.

Anita tecuida

Anita tecuida

Aún no soy mami, pero tengo muchos peques a mi cargo!
Trabajo como enfermera pediátrica en el Hospital Infanta Sofia
Desde que finalicé la carrera, no he parado de formarme, sobre todo en las áreas de enfermería pediátrica, neonatos y urgencias pediátricas.
Además, soy formadora en una empresa dedicada a la inserción laboral.
Lo que más me gusta es poder ayudar a los padres y las madres con consejos sobre los bebés.
Anita tecuida
Post a Comment