Gestionando las visitas al bebé en el hospital - Prepara la llegada de tu bebé
visitas al bebé en el hospital

Gestionando las visitas al bebé en el hospital

Cuando un bebé nace todo el mundo tiene unas ganas imperiosas de conocerle y las visitas al bebé en el hospital pueden ser una experiencia maravillosa, o no tan agradable según cómo queramos gestionarlo. La habitación del hospital se convierte en “un salón de recepciones” donde los anfitriones son un papá (o mamá no gestante) cansad@, una mamá agotada en camisón y una criaturita que acaba de realizar el viaje de su vida y nunca mejor dicho.
Algunos papás y mamás prefieren las visitas en este momento pero hay otros que prefieren vivir el tiempo del hospital con intimidad y serenidad y no saben muy bien cómo decírselo a la familia e incluso se sienten egoístas.
Para todos los que os estáis planteando cómo serán esos dos o tres días en el hospital y que pensar en un desfile de gente más o menos cercana hace que se os erice la piel y os entren escalofríos febriles, ésta es la entrada que os recomendamos.

visitas al bebé en el hospital

Fuente: Pexels

Tomad el control de las visitas al bebé en el hospital

Lo primero a tener en cuenta es que se enterará la gente a la que vosotros aviséis, ni más ni menos. Todos nos conocemos y si quieres compartir con tu madre desde el momento de la primera contracción, pero no con la tía Rita del pueblo y piensas que tu madre no va a poder controlar el flujo de información, házselo saber. O sed vosotros los que le dosifiquéis la información y tardad un poquito más en compartirla.
Como en esta vida todo se puede negociar y hablar (y más con la gente que nos quiere) podéis plantear con ellos las visitas al bebé en el hospital unas semanas antes del parto. Podéis hacer una lista de deseos dejando claros vuestras expectativas a vuestras personas más cercanas.

Hay mucho desconocimiento en general sobre las visitas al bebé en el hospital. Personas excesivamente maquilladas que dan besos a nuestros pequeños, o que quieren cogerlo en brazos, o que incluso le hacen fotos sin hablarlo antes con los papis y mamis.
Por otro lado, es que además los profesionales recomiendan que, en caso de que haya visitas que sean cortas y escalonadas (vamos, que la habitación no se convierta en el camarote de los hermanos Marx) y que eviten coger al bebé, besarlo etc. (el truco para esto suele ser que la mamá lo tenga cogido en brazos o al pecho, ahí a la gente le suele dar más reparo cogerlo que si está solito en la cuna). De hecho, cuando tuve a mi primera hija varias enfermeras nos comentaban que los recién nacidos que recibían muchas visitas eran los que peor noche pasaban porque suelen ponerse más nerviosos con tanto trasiego.

Para evitar estas escenas difíciles de gestionar, os dejamos dos imágenes que podéis descargaros y compartirlas por whatsapp o email con vuestros amigos y familiares y preparar visitas al bebé en el hospital.  Leedlas con detenimiento y, si os sentís cómod@s con ellas, usadlas. Son consejos que recomiendan los profesionales sanitarios, incluso están colgadas en los pasillos de algunos hospitales. Son consejos “neutrales y asépticos” pero que vendrán muy bien para concienciar a nuestro entorno sobre lo delicadas que son las visitas al bebé en el hospital.

Gestionar visitas al hospital

Gestionar visitas al hospital. Mantén pulsada desde el móvil la imagen para compartirla o guardarla.

Visitas bebé hospita. Neonatos

Gestionar las visitas al bebé si es neonato. Mantén pulsada desde el móvil la imagen para compartirla o guardarla

¡Papás (y mamás no gestantes), es vuestro momento!

visitas al bebé en el hospital

Fuente: Pexels

Muchas veces a la gente se le olvida que estáis en un hospital, que la mamá acaba de pasar por un parto, que está en un momento de locura hormonal y que el bebé es muy delicado. Es un buen momento para que el papá o la mamá no gestante, tome las riendas de la situación (a muchas parejas les cuesta encontrar su lugar tras un embarazo en el que la gestante es la protagonista, un parto en el que sólo puede acompañar y se siente impotente al ver sufrir a su mujer y un bebé que estará mucho tiempo pegado al pecho). ¡Es vuestro momento! Si amb@s estáis de acuerdo puede ser el papá o la mamá no gestante quien gestione todo el tema de las visitas habiéndolo hablado previamente.
Lo más importante es que no os agobiéis y que no os dejéis llevar por la presión. Vosotros sois los únicos que sabéis lo que necesitáis en esos primeros momentos tan cruciales en los que estáis conociendo a la criaturita que lleváis esperando 9 meses. Además, hoy en día con los móviles, para los más ansiosos, se les pueden mandar millones de fotos y vídeos y así en la distancia no interrumpen vuestra tranquilidad con sus “ansias de saber”. Y si aun así os sentís agobiados se puede apagar el móvil, por supuesto.

Todo es lícito porque al final estáis centrados en conocer y atender a vuestro hijo y no hay ninguna prioridad mayor, ¿no estáis de acuerdo?

Alma de mamá

Alma de mamá

Psicóloga infanto-juvenil especialista en Autismo (TEA) y mamá de dos preciosas niñas.Siempre supe que quería trabajar con niños y estoy enamorada de este papel de madre que estrené hace tres años. Intentaré daros consejos útiles como mamá y otros más técnicos, como psicóloga, sobre el desarrollo psicológico de nuestros bebés. ¡Bienvenidos a la maternidad y paternidad!
Alma de mamá

Latest posts by Alma de mamá (see all)

No Comments
Post a Comment