La dalsyadicción o cómo calmar a mi bebé - Prepara la llegada de tu bebé

La dalsyadicción o cómo calmar a mi bebé

Os sonará esta palabra porque seguramente la hayáis escuchado alguna vez, a algún compañero de trabajo, a algún familiar, amigo, etc. La Dalsyadicción está de moda y queremos pararnos 5 minutos a reflexionar sobre ello.
El lloro de nuestro bebé nos agobia, desde que nacen, porque no pueden transmitir sus deseos, lo que les ocurre, lo que quieren, lo que piden… y eso es algo que no está al alcance de nuestra mano. Y cuando no encontramos remedio a dicho acto y nuestro hij@ no para de llorar se suceden varias cosas: dormimos menos, descansamos menos… Eso provoca que estemos de peor humor, que cualquier cosa nos afecte con una magnitud mayor o que tengamos menos paciencia. Además de la intranquilidad constante de que les puede estar pasando algo grave que desconocemos. Todo esto, amig@s, forma parte de la crianza temprana y, sin quitarle un ápice de dificultad y de mérito, hay que aprender a convivir con ello.

Como calmar a mi bebé. Fuente: Pexels

Por eso llega un momento en el que tenemos que tomar una decisión. Y estas decisiones suelen ir encaminadas por dos vías:

  • La primera que elijáis como primera opción administrarle una dosis de Dalsy para calmar el llanto.
  • La segunda que, tras probar todo lo que creéis que le puede estar causando el lloro, tal como, darle de comer, cambiarle el pañal, cogerle en brazos, hacerle un masaje para calmar los gases… Acudís al mejor remedio para consolarle que es administrar Dalsy.

Está claro que no conocemos las causas de lo que le ocurre a nuestro peque. Lo que también desconocemos son las consecuencias que podemos generar en nuestro bebé, tanto a corto como a largo plazo, si administramos Dalsy frecuentemente y sin supervisión médica.
Nuestro bebé es un ser recién nacido, que está aún en periodo de desarrollo, cuyos órganos aún son débiles y siguen formándose.  Administrarle dosis de más puede causarle un daño irreversible, secuelas que no se podrán remitir, a nivel de hígado, riñones, estómago…  y una ingesta continuada y sin supervisión médica, también podría causar daños irreparables.
Tenemos que ser prudentes y no recurrir a este acto tan rápido o como primera elección, antes de eso probar otras alternativas. Debemos usarlo siempre como última opción y si es recetado por el pediatra.

Mientras tanto, os dejamos por aquí consejos de nuestros expertos para calmar el llanto de nuestro bebé, y os animamos a que dejéis comentarios con los métodos que os hayan ido bien a vosotros.

Alternativas a la Dalsyadicción. Cómo calmar a mi bebé

Fuente: Pixabay

La primera causa o al menos, la más común y frecuente, con la que podemos encontrarnos es el llanto producido por hambre. Puede que no sea la hora de la toma, que no estéis en el lugar adecuado, que no os venga bien, pero su lloro puede ser esa forma de llamar nuestra atención, de comunicárnoslo.

La segunda más frecuente puede ser debida a que nuestro niñ@ se encuentre incómodo. Averigüemoslo cambiándole el pañal. Puede que se lo hayamos cambiado hace cinco minutos, pero puede ser un signo de avisarte que algo le incomoda y no se siente a gusto.

En este punto nos podemos encontrar con irritación en la zona genital y glúteos, y esto hace que aguanten menos tiempo con el pañal sucio, lo que conlleva mayor frecuencia del cambio del mismo.

Continuando por orden de frecuencia nos encontramos con los gases. Puede que tras las tomas procedamos a expulsarle los gases con su correcta técnica, pero a veces puede que no sea suficiente, o que no expulse todos los gases que tiene y se sienta incómodo. En este caso podemos proceder de nuevo a las técnicas de expulsión de gases, con golpecitos en la espalda en posición incorporada o boca abajo. Si esto no es suficiente aplicar un ligero masaje sobre el abdomen del bebé, colocándole tumbado, ya sea solo con nuestras manos o con sus propias piernas encogiéndoselas sobre el abdomen y realizando la apertura con un movimiento circular, hacia afuera y estirando las piernas de nuevo.  

Otra causa frecuente es que nuestro bebé no realice deposición de manera adecuada. ¿Cómo podemos saberlo? Hay pequeñas diferencias dependiendo de la edad del pequeñ@, cuanto más pequeño sea más tomas llevará a cabo y  más deposiciones por día debería realizar. Según vayan teniendo más edad, tanto el número de tomas como el número de deposiciones, disminuirán. Los signos que nos puedan dar a entender que el lloro de nuestro pequeñ@ es provocado por dolor abdominal causado por estreñimiento son:

  • Que lleve varias tomas o incluso uno o varios días sin realizar deposición;
  • Si observamos que las deposiciones comienzan a ser más duras y escasas
  • Si el abdomen, al palparlo se encuentra más duro que en ocasiones anteriores. En este caso procederíamos a una estimulación manual como en el caso previo. Masaje abdominal, tanto manual como con sus piernas encogiéndolas sobre su tripa.

A veces si la alimentación es lactancia artificial cambiándole de leche es suficiente. Puede ser que una marca le siente mejor que otra.

Fuente: Pixabay

Para último lugar, hemos dejado aquellas ocasiones en las que el niñ@ simplemente reclama la atención y cariño de sus seres queridos, aquel lloro que se calma al cogerle en brazos, al sentirse atendido.

El resto de las causas existentes muchas veces ya no dependen solo de nuestra atención o saber hacer, ya dependemos de profesionales y una valoración médica. Éstas otras causas que provocan el lloro a nuestr@ pequeñ@ pueden ser por infecciones cuyo principal signo de alarma es la fiebre, dolores musculares, u otras dolencias que no se encuentran a nuestro alcance. En ese caso, si con todas las herramientas proporcionadas el llanto del bebé no cede durante un periodo prolongado de tiempo, debemos acudir a un profesional.

Anita tecuida

Anita tecuida

Aún no soy mami, pero tengo muchos peques a mi cargo!
Trabajo como enfermera pediátrica en el Hospital Infanta Sofia
Desde que finalicé la carrera, no he parado de formarme, sobre todo en las áreas de enfermería pediátrica, neonatos y urgencias pediátricas.
Además, soy formadora en una empresa dedicada a la inserción laboral.
Lo que más me gusta es poder ayudar a los padres y las madres con consejos sobre los bebés.
Anita tecuida
No Comments
Post a Comment