Movimiento Libre: Permite a tu bebé moverse en libertad
movimiento libre boca arriba

Movimiento libre: Permite a tu bebé moverse en libertad

En los últimos años cada vez son más los padres y madres que se forman e informan acerca de cómo atender y educar a sus hijos. Esto lleva a que pedagogías tipo Montessori (de la que ya os hablamos aquí), Waldorf, o esta del movimiento libre, llegue a oídos de padres y madres primerizos y despierte su curiosidad.

¿Qué es el Movimiento libre? Metodologia Pikler

Emmi Pikler (1902-1984) fue una pediatra húngara que dirigía un orfanato en Budapest. Sus teorías nacieron de la observación de que los niños criados en instituciones presentaban dificultades en el desarrollo tanto a nivel físico como psicológico (síndrome del hospitalismo). 

A partir de los datos que fue recabando creó un sistema pedagógico general basado en la necesidad de apego y la necesidad de autonomía (donde encaja la teoría del movimiento libre).

¿A qué edad se sientan los bebés? ¿a qué edad gatea un bebé?

La teoría defiende que LOS NIÑOS APRENDEN SOLOS a sentarse, gatear, caminar… a su ritmo, sin necesidad de estimularles. Lo único de lo que se deben de encargar los padres y madres es de crear unas condiciones óptimas para permitir que el niño se desarrolle.

De hecho, establecieron una serie de etapas del desarrollo psicomotor que difiere entre los niños con movimiento libre y los que no. Lo más llamativo es que cuando en el calendario de cualquier consulta pediátrica indican que los niños primero se sientan y luego gatean, en los Piklerianos ocurre al revés, primero se arrastran por el suelo, luego gatean y luego se sientan… ¿curioso, no?

Al no intervenir en el desarrollo psicomotriz de los bebés, se supone que las capacidades psicomotrices de estos niños serán más naturales y armónicas ya que se conocen mejor a ellos mismos y sus límites ya que, desde el inicio, han controlado su propio cuerpo. Por tanto, no se puede establecer una edad “normal” para que se sienten o gateen, si bien en las consultas de pediatría plantean un rango de 6 a 12 meses para empezar a gatear y sentarse para niños no piklerianos, que cuentan con la guía de los adultos para aprender estos movimientos.

Sin embargo, la corriente del movimiento libre plantea que que “ayudar” a los niños cuando ellos no están listos para realizar ciertos movimientos por sí mismos es perjudicial. Pikler, en su libro Moverse en libertad, explicaba que muchas veces el adulto actúa motivado por la costumbre, pero ello no implica que eso sea beneficioso: Forzamos a los bebés a una postura que no es natural, es forzada, y los músculos pueden quedar tensos o con malas posiciones, y fomentamos la dependencia con el adulto ya que, a veces es una posición a la que no pueden llegar solos, quedando a merced del adulto para cambiar de postura.

Vayamos a la práctica: ¿Cómo hacer movimiento libre en casa?

  • Ante todo, SEGURIDAD y suelo, suelo y más suelo. Crear un entorno seguro en casa donde el bebé tenga espacio para moverse. Quizá no vaya mucho con la decoración del salón quitar la mesa de centro tan cuca que os regalaron por la boda. A cambio os proponemos mantas de juego XXL donde los peques estarán a gustito y a sus anchas. Estas de Sleepaa nos encantan.manta para movimiento libre
  • Ponle SIEMPRE BOCAARRIBA. Esa es la postura natural segura. Si les colocamos en una posición a la que no llegan por sí mismos (como bocaabajo cuando son muy chiquititos) les estaremos inmovilizando. No poder salir de esa postura crea en ellos frustración, inseguridad, dependencia del adulto y puede ser peligroso.
  • Ponle ROPA CÓMODA.  ¿Has probado alguna vez  a andar de rodillas con un vestido? Pues eso. Y siempre que sea posible mejor DESCALZOS. Así reciben toda la información del suelo por medio de sus pies directamente.

movimiento libre bebé descalzo

¿Qué no es movimiento libre?

Como hemos podido ver, en el momento en que nos encontramos, tendemos a estimular quizá demasiado a nuestros bebés y, por ello, lo más normal es recibir indicaciones e información que contradicen a los principios del movimiento libre. Aquí os comentamos unos cuantos A EVITAR:

  • Ponerle bocabajo para que fortalezca el cuello. Pikler confía en que el niño se desarrollará a su propio ritmo y que, al forzarlo/ estimularlo, será contraproducente. 
  • Sentarle en la hamaca durante largos ratos. El bebé está sentado cuando aún su cuerpo no está preparado para ello, está atado (por seguridad) e inmóvil. 
  • Sentarle con mil cojines alrededor. Si necesita cojines, está claro que es que aún no se sienta por sí solo. Se suelen cansar rápido, protestar y caer porque quieren intentar volver a una postura que controlan y no pueden por sí mismos. Esto crea en ellos frustración y dependencia del adulto que es quien le tiene que sacar de la situación. 
  • Cogerle de los bracitos para animarle a andar. Si aún no se ha animado a nadar, seguramente será porque sus músculos aún no están preparados. Por supuesto, prescindir de andadores y prohibidos los taca-taca ya que fuerzan una postura para que el cuerpo de nuestros peques aún no está preparado.

Cada vez se retoma más el papel del adulto como observador y facilitador del desarrollo del bebé. A mí, personalmente, me encanta esta mentalidad de dejar a los niños que evolucionen y asombrarnos nosotros con ellos de lo que son capaces. Aún así, como siempre, es indiscutible que hay edades límite para que los niños hagan las cosas y ante la menor duda acudir a nuestro médico para que les echen un vistazo.

En principio, si el desarrollo es normal, nuestro bebé irá madurando a su ritmo y nosotros seremos espectadores de excepción. Olvidaos de expectativas y comparaciones y simplemente, ¡disfrutad!

Alma de mamá

Alma de mamá

Psicóloga infanto-juvenil especialista en Autismo (TEA) y mamá de dos preciosas niñas.Siempre supe que quería trabajar con niños y estoy enamorada de este papel de madre que estrené hace tres años. Intentaré daros consejos útiles como mamá y otros más técnicos, como psicóloga, sobre el desarrollo psicológico de nuestros bebés. ¡Bienvenidos a la maternidad y paternidad!
Alma de mamá
No Comments
Post a Comment